Mi?rcoles, 31 de mayo de 2006
Imagen

Rodríguez Zapatero ha afirmado en el debate del Estado de la Nación -en respuesta a los reproches que le ha hecho el líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares-, que la política que él y su equipo de Gobierno están realizando "es de izquierdas; de la izquierda del siglo XXI". Tengo que señalar que tal afirmación me dejó perplejo y descolocado cuando la escuché de boca del señor presidente del Ejecutivo nacional.

No es la primera ni será la última vez que las palabras de Rodríguez Zapatero me sumen en la más profunda hilaridad. ¿Y por qué digo esto? Porque no me podía esperar en absoluto la segunda parte de su aserto. Uno puede estar o no de acuerdo con la política que está practicando el presidente español. Uno puede estar o no de acuerdo en que esa política sea total o parcialmente de izquierdas. Y uno puede estar de acuerdo o no en que la política de izquierdas sea o no la más conveniente y favorecedora para el presente y el futuro de la sociedad española. Pero ante lo que, como ciudadano, me encuentro desarmado e inerme es ante la aplicación de una política de "izquierdas del siglo XXI".

Conviene destacar, aunque sea obvio, que apenas han transcurrido seis años del nuevo siglo, por lo que no creo que esté muy asentada (yo diría que ni siquiera muy definida) la nueva formulación del pensamiento político de izquierdas; tampoco está nada claro de qué izquierda nos está hablando el señor Zapatero, puesto que todo apunta a que existe más de una. En fin, que yo sepa ningún foro internacional, ampliamente aceptado, discute y dirime sobre esta cuestión; sólo la Internacional Socialista funciona como institución de la izquierda socialista y socialdemócrata para debatir problemas del mundo actual, estrategias para abordarlos, así como promueve equipos y programas de estudios para profundizar en el debate de las ideas políticas. ¿Pero qué pasa con aquellas otras izquierdas en la órbita marxista de diferente signo, o del republicanismo y del nacionalismo genéricamente denominado de izquierdas?

Insisto en la perplejidad del aserto de Rodríguez Zapatero. Carezco de argumentos para reflexionar, sopesar y valorar sobre aquello a lo que se refiere. Desconozco la formulación de las nuevas ideas de izquierdas del siglo XXI. No sé a quién recurrir para que me las enseñe, o para que me facilite aunque sea una fotocopia de algún manual básico. Ya digo, no sé a quién recurrir. Me tengo por una persona muy al día de la actualidad y, por tanto, me parece imperdonable este descuido intelectual mío. Desde luego me niego a pensar que la afirmación del secretario general del PSOE y presidente de Gobierno de España haya sido una improvisación. No es típico de él esta clase de frivolidades, y menos en el Pleno del Congreso de los Diputados. No, rotundamente no. Alguien en el que han confiado más de diez millones de ciudadanos no puede cometer una falacia de tal calibre.


Publicado por torresgalera @ 18:55  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios