S?bado, 12 de agosto de 2006
ImagenWebislam.com, una de las más importantes webs islámicas que se publican en castellano desde España, destaca en su portada del viernes 11 de agosto dos noticias que responden a los siguientes titulares: «Al Qaida ayudó a Bush a ganar la reelección en 2004, según la CIA» y «Denuncian que alarmas terroristas como la de Londres pretender sembrar apoyos para las políticas de guerra de EEUU y sus aliados». ¡Sorprendente! ¿No?

El contenido de la primera noticia se refiere a que «analistas de la CIA han señalado que el mensaje grabado de Osama Bin Laden en la víspera de las elecciones presidenciales de 2004 ayudó al actual presidente George W. Bush a ganar estos comicios, según indica un pasaje del libro The One Percent Doctrine de Ron Suskind...» Es decir, la noticia recoge la tesis sostenida por el autor del libro, de que la organización terrorista Al Qaida permitió a Bush permanecer en el poder. Según Suskind, la maniobra estratégica de Bin Laden tenía la finalidad de inducir el voto de los electores a favor de la reelección ya que, criticando a Bush, los norteamericanos deducirían que Al Qaida prefería al candidato demócrata Jonh Kerry, lo que a su vez produciría el efecto contrario, y votarían a Bush, lo que así pasó.

La segunda noticia de webislam.com se refiere al complot terrorista que hace apenas cuarenta y ocho horas ha abortado la seguridad nacional británica. Y el enfoque que hace suyo el editor de la web sobre esta inquietante información, que tanta trascendencia está teniendo en la opinión pública mundial, es el del periodista español y «especialista en temas internacionales», Roberto Montoya. Según webislam.com, Montoya afirmó -a través de una entrevista telefónica con TeleSur- que las «alarmas terroristas permiten a países como Estados Unidos y Reino Unido, buscar un frente común y el apoyo de la opinión pública», por lo que el periodista pide que se presenten pruebas claras sobre los hechos. Así despachó el «especialista en temas internacionales» un asunto tan grave, como es el terrorismo islamista. Conviene señalar que Roberto Montoya es autor del libro La impunidad imperial, donde investiga la violación de la legislación internacional en nombre de la lucha antiterrorista por parte de EEUU y el Reino Unido.

Como se puede comprobar, el islam moderado no hace en este caso un gran esfuerzo por introducir algunas dosis de sosiego y de luz en la opinión pública española, que ayude a despejar los resquemores y desconfianzas que generan las actividades de sus hermanos radicales en la fe. Que al día siguiente de tan alarmante noticia lo primero que destaque esta web islámica sea la tesis que defiende Ron Suskind en su libro es, cuanto menos, una provocación. Y que, como segundo tema, se utilice el testimonio de un especialista de dudoso prestigio para cuestionar, de entrada, la autenticidad del complot terrorista desarticulado en el Reino Unido, es un acto de hostilidad manifiesta. ¿O es que webislam.com es una tapadera del islamismo fanático? ¿A qué intereses sirve, a los de la comunidad musulmana en España o es una plataforma camuflada del salafismo-wahabita?

Este es el gran problema de nuestra sociedad. En España, como en la mayoría de países de Europa y América, la opinión pública no termina de concienciarse de la amenaza terrorista del islamo-fascismo. El 11-S, el 11-M y el 7-J apenas han servido para despertar del sopor a la sociedad occidental. Todavía es mucho el camino que queda por recorrer. La primera medida debería partir de los poderes públicos, que tendrían que revisar sustancialmente sus programas educativos referentes a la historia del islam, desde su origen hasta nuestros días. En segundo lugar, se hace imprescindible favorecer la proliferación de expertos intelectuales, tanto en el mundo universitario como en los medios de comunicación, ya que son estos, en última instancia, los mediadores de las ideas y la información con la opinión pública. Y, por supuesto, es imprescindible controlar de cerca las actividades de las organizaciones e instituciones musulmanas legalmente instaladas en nuestro país.

Resulta paradójico como el islam se financia y organiza en las sociedades occidentales, encontrando en la izquierda una aliada intelectual de alto valor estratégico, mientras que la ciudadanía permanece anestesiada e inerme a la penetración ideológica del islamismo radical. ¿Cómo se entiende si no el sesgo de los mensajes comentados al principio de este artículo? ¿Es casualidad que webislam.com -promovida junto con otras muchas actividades culturales, por la más importante organización islámica en España (la Junta Islámica)- dé un tratamiento informativo tan disparatado a la mayor amenaza que padece la civilización occidental?

Afortunadamente, cada día es mayor el número de países y de ciudadanos musulmanes moderados que encuentran en la democracia y en los derechos humanos su ideal de vida. Pero también es verdad que esto les convierte en renegados y traidores a ojos del islamismo fundamentalista radical, y por ello objeto también de sus represalias, como permanentemente se puede comprobar por los numerosos atentados y atropellos que padecen a manos del islamo-fascismo yihadista.

Uno de los mayores peligros de nuestros días proviene de los yijadistas de segunda generación, es decir de aquellos musulmanes nacidos en países occidentales, integrados perfectamente en las nuevas culturas y que son captados por las eficientes tramas del yihadismo salafista, ya sea wahabita o chií. Desde Canadá hasta Argentina y desde España hasta Noruega, pasando por la Federación Rusa o Australia, el terrorismo islamista ha asentado sus reales y se prodiga, lenta pero inexorablemente, para aniquilar al infiel y expandir su verdad totalitaria. Contra esta cruda realidad las armas inexcusables para combatirla son la toma de conciencia de la amenaza y el rearme intelectual.


Publicado por torresgalera @ 21:33  | Mundo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios