Viernes, 29 de septiembre de 2006
Paracaidistas en el País VascoResulta muy gratificante tener noticias a este lado de tierras de Castilla de la presencia de nuestro Ejército en ciudades y campos del País Vasco. Hago esta alusión por el caso concreto de un ejercicio que practicó este jueves una unidad de paracaidistas -perteneciente a la Brigada “Almogávares VI”, con base en Alcalá de Henares (Madrid)- en la playa vizcaína de Ereaga, término municipal de Guetxo.

Para la mayoría de ciudadanos que por los alrededores transitaba, a plena luz del día, supuso una agradable sorpresa que un grupo de once volátiles chavales descendieran de los cielos en sus coloridos paracaídas, hasta posarse majestuosamente sobre las arenas que acogen placenteramente las aguas del Cantábrico. Pronto el público allí presente pudo comprobar exhorto que se trataba de paracaidistas militares que culminaban un ejercicio táctico. Enseguida rodearon a la tropa voladora y, entre aplausos y saludos, festejaron tan cordial y simpático espectáculo.

Pero como estamos hablando del País Vasco, no podía faltar a tan sencilla y singular circunstancia la intervención de un grupo (reducido) de ciudadanos nativos decididos a protestar por el agravio infringido. Sí, agravio por mancillar la sagrada patria a manos de un puñado de soldados del Ejército español; agravio por atropellar la paz y alterar la honrada convivencia de un pueblo sencillo y soberano; agravio, en fin, por vulnerar los tratados internacionales y acometer un acto de prepotencia y de fuerza contra una nación vecina y desarmada.

En el argumentario de las protestas también intervino el alcalde, del PNV, que acusó al Ejército de “avasallar” al Ayuntamiento. Lo secundó y jaleó la portavoz del Gobierno vasco, que sentenció que “en cualquier otro punto de Europa causaría asombro que este tipo de acciones se realizaran en núcleos urbanos y tan cerca de civiles". Y desde luego ignoraron las razones de los portavoces del Ejército, que descartaron que la demostración supusiera ningún riesgo para la población civil, a la vez que señalaron que la brigada realiza tres exhibiciones de similares características al mes en otras partes de España. También aseguraron que, contra lo dicho por el alcalde, Defensa informó con antelación al Ayuntamiento.

La verdad, no se trata en estas líneas de lanzar una diatriba ni monserga contra nadie ni contra nada. Tan solo de poner en evidencia, una vez más, que hay cosas que parecen no tener remedio. En cualquier caso, me parece un buen síntoma que nuestro Ejército se pasee por todas las regiones de España, y que con su presencia anime a las gentes de bien a no perder la fe y la razón (la confianza ya es otra cosa). Sé que estas palabras pondrán de los nervios a más de uno; soy consciente. Y me la trae al pairo. Mi derecho a opinar es infinitamente superior -desde el punto de vista moral y ético- al de los agraviados que insultan, desprecian, mienten, justifican y encubren a los canallas asesinos.

Publicado por torresgalera @ 21:40  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios