Martes, 02 de enero de 2007
T-4 (Aeropuerto de Madrid-Barajas)No es un buen comienzo de año cuando dos personas permanecen enterradas, desde hace cuatro días, bajo miles de toneladas de escombros en el aparcamiento de la Terminal 4 del aeropuerto internacional de Madrid-Barajas. No es un buen comienzo de año cuando estamos angustiados y pendientes de las escavadoras y los perros de rescate. No es un buen comienzo de año cuando la mayoría de los españoles lamentan con dolor y rabia la catadura moral de algunos de sus conciudadanos. No, no es un buen comienzo de año iniciarlo con una mueca de asco y de descreimiento hacia aquellos que cada día tratan de seducirnos con su palabrería huera y con sus gestos ampulosos y vacíos.

El atentado terrorista del pasado sábado no fue una premonición de mal augurio para 2007, sino la respuesta a la contumaz obcecación del presidente del Gobierno. Ha sido una especie de castigo a su engreimiento y su soberbia. Un castigo infligido en el rostro y en el alma de otro (de otros, de cientos, de miles..., de millones de personas) por desafiar al sentido común y a la razón de la buena gente. Rodríguez Zapatero no ha querido aprender la lección que antes otros homólogos suyos nos enseñaron con sus fracasos. Zapatero ha pretendido estar por encima de sus antecesores y, como Ícaro, ha sucumbido víctima de su soberbia.

Este atentado de ETA no es la confirmación de una muerte anunciada; es más bien la consecuencia lógica que sobreviene cuando se desafían las leyes que están fuera del alcance de los hombres. La lucha del bien contra el mal tiene unas reglas muy estrictas, y no respetarlas escrupulosamente produce funestas consecuencias. Al mal se le combate con el bien, no con otro mal; por eso el abuso, el atropello y el desprecio se combaten con grandes dosis de justicia; y la locura, la violencia y la intolerancia se las combate con el rigor de la ley de los hombres pacíficos, no con diálogos trampa cuya única finalidad es dar satisfacción a la bestia insaciable.

Es verdad que, en ocasiones, lo que muchos no consiguen algunos sí lo hacen. El motivo de estas excepciones no es fácil descubrirlo, pero el fenómeno se produce. En cambio, otras circunstancias nos gritan con insistencia que de perseverar por una determinada senda el fiasco será seguro. Esto es lo que le ha pasado a Rodríguez Zapatero con su voluntad de implicarse en el "proceso de paz" que le propuso, zafiamente, la gente de Batasuna y de ETA. El presidente por accidente mordió el anzuelo como un pardillo y se las dio del más listo de la clase.

Zapatero no ha querido (por soberbia y por complejo de inferioridad) aceptar la realidad tal y como es. Él se siente investido (nadie entiende por quéGui?o de unas cualidades excepcionales para recorrer un camino inviable. Con un exigua ventaja de votos y de escaños respecto a su más directo rival, Rodríguez Zapatero creyó que se legitimaría entendiéndose con los nacionalistas y con la izquierda radical; a la derecha la dejaría indefensa y humillada. Este error será su tumba política. No se ha dado cuenta de que esas fuerzas centrífugas con las que se ha compinchado terminarán debilitándole hasta la extenuación.

Sí, ha comenzado un nuevo año pero no ha comenzado bien. Quien todo lo porfía a la razón es quien termina perdiéndola. Los locos lo son no por falta de razón sino por exceso de ella; su desorden mental es consecuencia de ciertas carencias racionales y por la sobreexposición a otras. Los lunáticos son los que quieren entender y dominar la luna, en cambio los poetas y los místicos sólo pretenden cantarla y glorificarla. Los nacionalistas han forzado tanto la razón que han terminado paranoicos. Y Zapatero ha retorcido tanto su débil cerebro que terminará por creerse Nerón.

Publicado por torresgalera @ 19:21  | Pol?tica
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por recaredoblog
Martes, 09 de enero de 2007 | 10:13
El problema de los iluminados es que piensan que la verdad s?lo est? con ellos. ZP se cree el ?nico depositario de la raz?n. Este es uno de los muchos charcos en los que va a comenzar a meterse en lo que le queda de legislatura.
http://recaredoblog.blogspot.com