S?bado, 24 de julio de 2010

Gonz?lez y ZPDesde aquel lejano d?a del 2 de mayo de 1879, en el que veinticinco personas ─entre ellas Pablo Iglesias fundaran el Partido Socialista Obrero Espa?ol en una taberna de la madrile?a calle Tetu?n llamada Casa Labra, hasta hoy ha corrido mucha agua bajo los puentes. De esos 131 a?os al actual secretario general del PSOE se le ha ocurrido la brillante idea de conmemorar dos efem?rides sobresalientes: los cien a?os de parlamentarismo socialista y los diez de Jos? Luis Rodr?guez Zapatero al frente del socialismo espa?ol. Ah? es nada.

En estos tiempos de grandes tribulaciones hay que estar muy cargados de razones para holgarse en p?blico de cualquier m?rito. Las sensibilidades est?n a flor de piel y los agraviados por los excesos de los poderosos son muchos ─cinco millones de desempleados y 350.000 empresarios (grandes, medianos y peque?os) quebrados─. Por eso, para envanecerse y presumir hay que estar muy seguros de lo que se trae uno entre manos, no vaya a ser las ca?as se vuelvan lanzas.

En cuanto a la primera conmemoraci?n ─el centenario del parlamentarismo socialista─, a cualquier aficionado a la Historia de Espa?a se le hace excesiva esa cifra, aunque no sea m?s que por el hecho de que la mitad del siglo referido los socialistas se la pasaron de vacaciones. Y en cuanto a la otra mitad que estuvieron en activo no han sido la brillantez oratoria ni la clarividencia de ideas ni la exposici?n de motivos virtudes que hayan destacado en el acervo del parlamentarismo socialista, especialmente durante los a?os del reinado de Alfonso XIII y los de la segunda Rep?blica.

Para subrayar lo anterior merece la pena destacar alg?n p?rrafo del discurso con el que se estren? Pablo Iglesias como parlamentario. Fue el 7 de julio de 1910, apenas un mes despu?s de que el PSOE lograr?, con 40.899 votos, su primer acta de diputado en las Cortes Espa?olas. El Congreso debat?a el proyecto de ?contestaci?n al discurso de la Corona?. La sociedad espa?ola todav?a viv?a conmocionada por los graves sucesos del a?o anterior en la llamada ?Semana tr?gica? de Barcelona. Como consecuencia de aquellas violentas jornadas, el presidente del gobierno Antonio Maura cay? en desgracia y el rey Alfonso XIII lo destituy? poco despu?s. Jos? Canalejas le sucedi? al frente del Consejo de Ministros.

En este contexto Pablo Iglesias pronunci? su primer discurso parlamentario, en el que justific? la postura del PSOE en estos sucesos y en el que expuso los objetivos sociales del partido: ?El partido que yo represento aspira a concluir con los antagonismos sociales y esta aspiraci?n lleva consigo la supresi?n de la Magistratura, la supresi?n de la Iglesia, la supresi?n del Ej?rcito y la supresi?n de otras instituciones necesarias para este r?gimen de la insolidaridad y antagonismo. Estaremos en la legalidad mientras la legalidad nos permita adquirir lo que necesitamos; fuera de la legalidad cuando ella no nos permita realizar nuestras aspiraciones?.

Y ante la eventualidad de un futuro regreso al poder de Antonio Maura, Pablo Iglesias pronunci? estas amenazantes y premonitorias palabras:???Tal ha sido la indignaci?n producida por la pol?tica del gobierno presidido por el Sr. Maura, que los elementos proletarios, nosotros de quien se dice que no estimamos los intereses de nuestro pa?s, am?ndolo de veras, sintiendo las desdichas de todos, hemos llegado al extremo de considerar que antes de que su se?or?a suba al poder debemos ir hasta el atentado personal...?.

En medio del griter?o general se oy? gritar al presidente de la C?mara, a la saz?n el Conde de Romanones: ??Orden, orden, se?or Iglesias, usted no puede ampararse en la inmunidad parlamentaria para cometer un delito?. Quince d?as despu?s Maura era tiroteado en Barcelona, resultando herido leve en una pierna. La mayor?a del Congreso protest? formalmente, pero la minor?a republicana no respald? el acuerdo.

Es una pena que en la celebraci?n del centenario ─cuya primera fecha, la que verdaderamente empieza a contar, es la aqu? aludida─ se haya ocultado este primer discurso de Pablo Iglesias. Desde luego no ser?a tampoco el ?ltimo. El padre fundador del PSOE fue un hijo de su tiempo, al que le tocaron vivir a?os de grandes cambios hist?ricos y del nacimiento y emergencia de las ideolog?as totalitarias. ?l se integr? en una de ellas, menos radical que otras pero no por ello m?s democr?tica: el socialismo espa?ol fue esencialmente revolucionario desde sus or?genes hasta el final de la guerra civil. Y eso, se quiera o no, ha dejado cierta patina totalitaria en los socialistas de hoy.

En cuanto a la otra conmemoraci?n, la de los diez a?os de liderazgo de Rodr?guez Zapatero al frente del PSOE, c?mo decirlo, pues siendo un gran motivode alegr?a para el propio ZP y sus ac?litos y beneficiarios, es una gran desgracia para el pa?s. Es muy posible que buena parte de los espa?oles no sean conscientes de las graves consecuencias que, a medio y largo plazo, nos traer? a todos haber votado a tan nefasto pol?tico para encomendarle el gobierno deEspa?a. Y lo peor de todo es que Zapatero se las ha ingeniado para inocular en los espa?oles el germen del cainismo, enfermedad de la que apenas llev?bamos cur?ndonos veinticinco a?os. ?l y los suyos contin?an con su revoluci?n pendiente.


Publicado por torresgalera @ 15:47  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 09 de julio de 2010

Manipulaci?n

Vigilar, imponer, controlar y reprimir son actitudes e inclinaciones propias de mentalidades e ideolog?as totalitarias. Poco importa que el totalitario o represor sea de izquierdas o de derechas, el mal intr?nseco es el mismo y la perversidad de sus actos le descalifica irremisiblemente. Por mucho que estos iracundos iluminados adecuen las leyes a sus quim?ricas enso?aciones (lo hizo Lenin, Stalin, Hitler, Mussolini, Franco, Mao, Castro, Videla, Pinochet, Ch?vez y as? una interminable lista de desalmados genocidas), el Derecho Natural, la ?tica m?s elemental y el m?nimo sentimiento compasivo les coloca por su perfidia en el pante?n de las grandes calamidades humanas.

Desde luego no todos los reg?menes totalitarios nacen de procesos revolucionarios o de golpes de Estado o de guerras civiles. Como todo el mundo conoce, el paradigma del totalitarismo lo encarna Adolf Hitler y la instauraci?n del Tercer Reich en Alemania mediante la v?a democr?tica; en la actualidad su ?lter ego m?s avezado es Hugo Ch?vez en Venezuela. Esto quiere decir que cualquier democracia poco s?lida y deficientemente arraigada es susceptible de agresi?n por quienes, de manera taimada y enga?osa, disfrazan sus verdaderas intenciones con la piel de defensores ac?rrimos de las libertades y de los derechos de los m?s d?biles y desfavorecidos. De los que as? se proclaman y envanecen, y esgrimen supuestas legitimidades y hasta superioridad moral sobre sus opositores, l?brenos la Providencia porque corremos un verdadero peligro de ser barridos del mapa, literalmente.

Por eso es tan confuso y peligroso lo que est? pasando en la pol?tica espa?ola. Nadie deber?a extra?arse del ruido medi?tico tan agobiante que inunda nuestra convivencia diaria, y que a la vez genera tanta confusi?n, tanta angustia y tanta ansiedad, cuando no hartazgo y decepci?n. La mayor?a de los ciudadanos est?n sumidos en la m?s desconcertante perplejidad. Es m?s, los medios de comunicaci?n ─que efectivamente son decisivos en la formaci?n de ?opini?n p?blica?─ tambi?n est?n demasiado implicados en el debate partidista, a la vez que cautivos y dependientes de la magnanimidad discrecional que, en forma de subvenciones y otras ayudas, prodigan las administraciones p?blicas a las empresas de comunicaci?n.

En la actualidad, criticar la gesti?n pol?tica de la izquierda o del nacionalismo gobernante es tildado, ipso facto, de ?reaccionario? y ?cavern?cola?, cuando no directamente y sin ambages de ?fascista?; en el caso del segundo supuesto, de agresi?n a la nacionalidad de que se trate, a sus se?as de identidad y a todo el pueblo que representa. Con actitudes tan excesivas y radicales resulta comprensible deducir que cuando la izquierda (presente en el gobierno de Espa?a y en los de once autonom?as) y los nacionalistas detentan el poder, el rechazo y hostigamiento a los medios no afines se hace patente. La cr?tica es considerada como agravio y deslealtad institucional, y, por tanto, es castigada sin contemplaciones (ninguneando ayudas y subvenciones, negando campa?as publicitarias institucionales, dificultando acreditaciones informativas y acceso a seg?n qu? eventos, imponiendo multas administrativas o enviando inspecciones de todo tipo). Cualquier medida coercitiva es buena con tal de amedrantar, asustar o achantar a los responsables de las empresas de comunicaci?n.

En estos d?as y en las ?ltimas horas observamos at?nitos c?mo se suceden los disparates y los excesos. El ?ltimo tiene que ver con una nueva detenci?n de un pol?tico de la oposici?n, en este caso del presidente de la Diputaci?n de Alicante, a la saz?n secretario general del Partido Popular en dicha provincia. La detenci?n, una vez m?s, se ha producido mediante una desmesurada operaci?n policial y medi?tica, hasta el punto de que la sospecha de ilegalidad es clamorosa.

Y mientras se aclaran estos t?rminos, contin?a la campa?a de difamaci?n al grupo de comunicaci?n Intereconom?a, muy cr?tico con la pol?tica de Rodr?guez Zapatero. El propio Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha notificado una sanci?n administrativa de 100.000 euros por emitir un video cr?tico con el ?D?a del orgullo gay?. El grupo Intereconom?a es calificado desde los medios afines al PSOE y de otros partidos de izquierda, nacionalistas e independentistas de ?ultraderecha?, de ?derecha extrema? y de ?fascista?.

Por su parte, a los pol?ticos conservadores o de ideolog?a liberal les pesa el complejo hist?rico (o el sambenito que le ha colgado la izquierda ?progre?) de ?carcas? y ?reaccionarios?. Este peso en la conciencia ─yo dir?a, mala conciencia─ lastra tanto su discurso y la? defensa de sus convicciones que con frecuencia les hace mostrarse inseguros y diletantes. Este no es el caso de la izquierda, que tiene en los arquetipos y t?picos dial?cticos del pasado sus mejores armas para desacreditar, deslegitimar y desautorizar cualquier iniciativa, cr?tica u oposici?n que provenga de su adversario de derechas.

Este s?bado toda la izquierda, el nacionalismo y el independentismo catal?n van a salir a la calle a manifestarse contra la sentencia del TC que declara algunos art?culos del Estatut inconstitucionales y otros los reinterpreta de c?mo est?n redactados. He aqu? un acto manifiesto de desafecci?n constitucional (nada menos que renegar del Tribunal Constitucional). ?Por qu? ser? que este hecho me recuerda aquellos otros ocurridos en los ya lejanos d?as de octubre de 1934, cuando el presidente de la Generalitat Lluis Companys proclam? el ?Estado Catal?n? dentro de la Rep?blica Federal Espa?ola? Entonces la traici?n llev? al gobierno de la Rep?blica a suspender la autonom?a, y ocho meses m?s tarde el Tribunal de Garant?as Constitucionales conden? a Companys, junto a todo el Gobierno catal?n, a treinta a?os de reclusi?n mayor e inhabilitaci?n absoluta.

No quiero decir con esta alusi?n que se trate ahora del mismo caso, pero hoy como ayer el socialismo va de la mano del nacionalismo soberanista. Entonces, el socialismo, en la oposici?n, se sirvi? de los anhelos separatistas para llevar a cabo su huelga revolucionaria. Por el contrario, en nuestros d?as el socialismo est? instalado en el poder, y desde hace legislatura y media no hace otra cosa que trabajar para reducir a la oposici?n conservadora a la m?nima expresi?n y deslegitimarla del sistema democr?tico. Sin embargo, tambi?n hoy como ayer, este ?mulo de Largo Caballero ─en actualizada caricatura─ que representa Zapatero, est? empe?ado en su revoluci?n del talante evanescente y totalitario. Afortunadamente, tanto af?n en tratar de imponer a todos los espa?oles su contumaz incompetencia va a terminar en un sonoro y estrepitoso fracaso.

Hace seis a?os pronostiqu? ─apenas hacia unas pocas semanas que hab?a ganado ZP las elecciones─ que s?lo sacar?a a ?ste ?nclito advenedizo del poder una hecatombe econ?mica. Y como quiera que por aquel entonces la sociedad espa?ola viviera en una excitante burbuja consumista, Zapatero se permiti? el lujo de abordar reformas sociales poco convenientes y estrafalarias, as? como derogar leyes de sus predecesores, bloquear acuerdos de Estado, negociar con terroristas y alcanzar pactos de legislatura con independentistas. Ahora que la hecatombe econ?mica es un hecho, no creo que a casi nadie le quepa la menor duda de que Zapatero tiene los d?as contados en La Moncloa. Pero de una cosa estoy bien seguro: que vender? muy cara su salida de la poltrona. Mucho me temo que no escatimar? medios para dificultar la alternancia de gobierno. Y la manifestaci?n del s?bado en Barcelona cuenta con su incondicional apoyo. El ruido medi?tico se har? ensordecedor por mucho tiempo.


Publicado por torresgalera @ 13:25  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 06 de julio de 2010

Orgullo gay

Seguro que muchas personas de las que han participado en la organizaci?n del ?D?a del Orgullo Gay 2010? ya est?n pensando en la del a?o que viene, es decir, en c?mo conseguir que la celebraci?n de dicha efem?ride sea m?s deslumbrante, concurrida y exitosa que la del s?bado pasado. No cabe la menor duda de que el ?D?a del Orgullo Gay? se ha convertido ─en Espa?a y en muchos pa?ses del mundo─ en una jornada emblem?tica para el afianzamiento de la identidad de los homosexuales, travestidos y toda la variedad de inclinaciones sexuales imaginables, as? como para la reivindicaci?n de los derechos ciudadanos conculcados durante siglos de civilizaci?n.

No ser? yo, desde luego, el que discuta la legitimidad de estas expansiones p?blicas y multicolores, ni del fundamento de sus razones. Tampoco ser? yo quien objete el m?s m?nimo ?pero? a la libertad de opini?n y a la libertad de expresi?n de nadie, a menos que de sus opiniones y proclamas se desprendan amenazas o injurias ─directas o veladas─ hacia aquellos que no nos sentimos como ellos.

En cualquier caso, lo que hoy me lleva a escribir estas l?neas es la hilaridad que me produce la contradicci?n entre una reivindicaci?n tan seria (y sufrida), de unos derechos humanos tan despreciados durante siglos, y la futilidad carnavalesca con la que se pretende honrar, dignificar y enaltecer la homosexualidad hoy en d?a. Es como si para conmemorar el presunto ?xito en la lucha contra el hambre, celebr?ramos en las principales ciudades del mundo grandes desfiles l?dico-festivos, en los que millares de personas de distintas razas y edades ─pero sobre todos muchos ni?os negritos y rollizos─ se mostraran, en espl?ndidas carrozas ricamente ornamentadas, comiendo a dos carrillos toda clase de manjares y golosinas, a la vez que lanzan eructos y expelen gases como vulgares y ah?tos gargant?as y pantagrueles.

He aqu? uno de los paradigmas del alma humana, tan contradictoria como previsible. La superaci?n de una injusticia secular ─repleta de dolor, sangre y sufrimiento─ se conmemora, se celebra y se exalta con una estruendosa y hortera manifestaci?n de gays (muchos de ellos luciendo tangas y gorras nazis), lesbianas, travestis y dem?s comparsas como si de un desfile de carnaval se tratara. Y no me vengan con que el ?D?a del Orgullo Gay? es tambi?n ─adem?s de una jornada reivindicativa─ un d?a de fiesta y alegr?a en el que dar rienda suelta a las expresiones afectivas. Si no fuera por lo caricaturesco y chusco de tan solemne simpleza, podr?a decirse que tantas l?grimas derramadas a lo largo de la historia se redimen ahora con un ba?o anual de horterez y mal gusto. ??sta es la dignidad que se reclama para las personas cuya opci?n no es estrictamente heterosexual? Pues vaya fiasco. Desde luego, cuando ya hay gente trabajando para el ?D?a del Orgullo Gay? del a?o pr?ximo ser? porque 2011 ser? m?s de lo mismo. Los homosexuales parecen sentirse muy satisfechos de d?nde han llegado, y tienen motivo para ello. Pero no creo que todos est?n tan contentos del estereotipo al que se les ha condenado, como si fueran descerebrados bufones perdidos en medio de un lamentable espect?culo repleto de plataformas, maquillaje y lentejuelas.


Publicado por torresgalera @ 3:02  | Cosas que importan
Comentarios (0)  | Enviar