Jueves, 30 de diciembre de 2010

Termina para los espa?oles el 2010 mucho peor de lo que empez?. Esta es una obviedad irrefutable: la naci?n est? en ?estado de alarma?. C?mo no va a estarlo cuando se tiene una tasa de desempleo del 20 por ciento (4,5 millones de ciudadanos sin trabajo), un d?ficit del Estado (deuda privada m?s deuda p?blica) que supera los dos billones de euros (11% del PIB), un sistema productivo estancado por su falta de competitividad, y, por ?ltimo, un sistema financiero m?s empe?ado en financiar la deuda p?blica ?a la que en parte est? obligada por ley?, pero tambi?n muy golosa por el encarecimiento en los mercados de la deuda espa?ola.

Definitivamente, el a?o que est? a punto de extinguirse ser? recordado como el a?o en el que la Selecci?n Espa?ola de F?tbol gan? su primera Copa del Mundo en Sud?frica. Por lo dem?s ?salvo las excepciones que se quiera?, 2010 ha sido un annus horribilis en casi todos los aspectos de la vida colectiva nacional; solo en el deporte (Mundial de F?tbol, Tour de Francia, las tres categor?as del Campeonato del Mundo de Motociclismo, tenis con Rafa Nadal y algunas haza?as ?picas m?s en otras modalidades deportivas). En el terreno cultural cabe destacar la concesi?n del premio Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa, y poco m?s.

Lo peor es que el a?o que est? a punto de ver la luz no presenta mejores perspectivas. El presidente del Gobierno es v?ctima de lo que ?l tanto ha presumido: confianza. Su optimismo antropol?gico le ha llevado a una percepci?n virtual de la realidad, con lo que ha perdido un tiempo precioso para tomar medidas oportunas que atajasen los problemas. Ahora, cuando parece que apunta en la direcci?n correcta, no solo no se le ve convencido sino que casi nadie cree en ?l. Esta falta de credibilidad y p?rdida de confianza son los peores pasivos que podr?an pesar sobre cualquier gestor o administrador de bienes, cuanto ni m?s un jefe de gobierno de cuyo impulso depende el bienestar de cuarenta y siete millones de seres humanos.

As? que prepar?monos a capear en 2011 las consecuencias de la inoperatividad de unos meses caracterizados por el deseo de ganar tiempo: mientras Jos? Luis Rodr?guez Zapatero mantenga vigente la presente legislatura la aton?a econ?mica ahondar? la crisis social y pol?tica. El Estado del Bienestar al que el jefe del Ejecutivo tanto se aferr? por encima de todo, una vez renunciado a su defensa a ultranza ser? el principal argumento de su defenestraci?n. Todo el mundo ya cuenta a ZP como un cad?ver pol?tico, ahora solo cabe esperar el momento de la confirmaci?n oficial.

El nuevo a?o comienza con la inc?gnita del futuro a medio y largo plazo, pero con la seguridad de que en el plazo corto e inmediato las tensiones sociales se agravar?n. Mantener esta larga espera es mantener y aumentar la agon?a de una sociedad en profunda crisis. Siempre se ha dicho aquello de ?a grandes males, grandes remedios?. Esta ser?a una excelente ocasi?n para demostrar grandeza de coraz?n y amplitud de miras. Buscar desesperadamente el golpe de efecto con el que intentar enmascarar las limitaciones y la propia ineficacia no parece, a estas alturas, una actitud acorde con las virtudes que debe exhibir un buen gobernante. ?D?nde est? el esp?ritu de servicio y sacrificio por el bien com?n? ?Qu? clase de pol?ticos tenemos que se escudan y amparan en la legalidad de sus nombramientos y en la legitimidad de las instituciones que representan para hacer prevalecer sus intereses particulares o partidistas? Ellos con su conciencia se lo coman, pero que no esperen comprensi?n ni respeto de los millones de espa?oles que por culpa de la estulticia de sus gobernantes han sido lanzados a la pobreza y la desesperaci?n.


Publicado por torresgalera @ 14:17  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 23 de diciembre de 2010

Los delincuentes vocacionales tienen muy pocas posibilidades de escapar del bucle de violencia y rebeld?a en que han convertido su existencia. La historia nos ha ense?ado demasiados casos frustrados de individuos incapaces de rehacer sus vidas a trav?s del sendero de la tolerancia y el respeto a la ley. Que se lo digan a los miembros de las OAS francesas, de los tupamaros argentinos y uruguayos o de los activistas irlandeses, por citar s?lo algunos ejemplos, que acabaron sus d?as integrados en la delincuencia com?n. Y es que vivir pegado a una pistola mucho tiempo imprime car?cter.

Este es el caso de ETA. Sus miembros en libertad viven en el crimen y del crimen porque no saben hacer otra cosa. Mientras crecen los rumores sobre un nuevo comunicado de la banda terrorista anunciando un alto el fuego permanente, nos llega la noticia de su pen?ltima felon?a. Se trata del asalto perpetrado por dos hombres y una mujer, el pasado lunes, en el que en nombre de ETA robaron diverso material para falsificar documentos en una empresa de la localidad francesa de Romans-sur-Is?re, en el sudeste del pa?s.

Es obvio que ETA est? de nuevo en el candelero informativo. Como lleva meses pregonando Jaime Mayor Oreja, nunca se cerr? del todo la negociaci?n, y es ahora, con los incesantes rumores sobre la aparici?n de un nuevo comunicado de la banda criminal, cuando parece todo decidido para relanzar la segunda parte del proceso de negociaci?n con el Gobierno de Jos? Luis Rodr?guez Zapatero. Simult?neamente, la polic?a francesa ha alertado en los ?ltimos d?as de las actividades delictivas de ETA. La Gendarmer?a sostiene que, a pesar de los rumores de un futuro alto el fuego y de la promesa de haber parado sus acciones armadas, los etarras siguen en activo y contin?an realizando sus labores de log?stica.

Los partidarios de la negociaci?n con la banda y su entorno, con Jes?s Eguiguren ?presidente del Partido Socialista de Euskadi y el gran negociador socialista? a la cabeza, insisten en que el anuncio de alto el fuego se producir? en torno al d?a de Navidad. Ya declar? Eguiguren, en una pol?mica entrevista concedida a La Sexta el pasado noviembre, que dicho comunicado significar?a el final de ETA, afirmaci?n de la que se desdijo m?s tarde.

La operaci?n parece estar lista. He ah? la presencia en el Pa?s Vasco de algunos de los mediadores internacionales que llevan meses trabajando en favorecer las condiciones para una nueva negociaci?n entre el Gobierno y ETA. El m?s destacado de ellos es Brian Currin, que pocos d?as despu?s de la pol?mica entrevista de Eguiguren se afanaba en cerrar los nombres que conformar?an su comisi?n negociadora.

Desde hace d?as hay quienes se?alan que la polic?a espa?ola conoce la evoluci?n que est? siguiendo el comunicado, entregado ya por ETA al canal que ha de conducirlo hasta Gara, su altavoz habitual. Tambi?n se ha publicado en el diario La Raz?n la inminencia de la difusi?n del comunicado, situ?ndolo como m?s probable en un medio de comunicaci?n internacional, como ya ha ocurrido otras veces. Seg?n este diario, ETA pasar?a en este comunicado de una situaci?n de ausencia de ?acciones ofensivas?, es decir, de ausencia de atentados terroristas, a un alto el fuego ?permanente, verificable e, incluso, unilateral?.

Cuando escribo estas l?neas apenas quedan cuarenta y ocho horas para que se cumplan las fechas l?mite divulgadas por la rumorolog?a para conocer el alto el fuego etarra. Tan grave asunto est? en todos los medios de comunicaci?n vascos, donde los l?deres del llamado ?nacionalismo democr?tico? ?cosa que me horroriza conceptualmente? est?n alentando y promoviendo sin ambages. Tambi?n en la prensa de Madrid se habla con insistencia del comunicado y todo lo que ?ste llevar?a consigo. La verdad es que la apertura de un segundo proceso negociador no conduce a nada, adem?s de constituir en s? mismo una deslealtad a la Naci?n Espa?ola y una traici?n a la Patria.

No olvidemos que en el frente de batalla policial y en el judicial la victoria del Estado de Derecho es innegable. Y en cuanto al frente pol?tico, por fin se ha recompuesto la unidad entre los dos grandes partidos nacionales. ?A qu? viene, por tanto, este inter?s por reabrir un proceso negociador con el nacionalismo radical y violento? ?C?mo nos vamos a creer ninguna nueva declaraci?n de buenas intenciones, con los numerosos precedentes que existen y cuando sabemos lo apremiado que est? el mundo abertxale en recuperar poder pol?tico (ayuntamientos, diputaciones y parlamento auton?mico), as? como sus respectivas fuentes financieras?

La renuncia expresa a las armas, la condena de la violencia, el arrepentimiento por las v?ctimas causadas y el compromiso indubitable con la praxis democr?tica y el Estado de Derecho, deber?an ser condiciones inexorables para abrir cualquier v?a de di?logo con aquellos que alguna vez ampararon y justificaron horrendos cr?menes de sangre y toda una retah?la de delitos contra personas y haciendas. La magnanimidad con los presos condenados ser?a ?nicamente una derivada de la sinceridad y limpieza del proceso. Negociar con una banda de criminales y los representantes de su entorno pol?tico-social ser?a una nueva traici?n a la Naci?n Espa?ola y a las miles de v?ctimas que entregaron su sangre y su vida por una causa que sobrepasaba los l?mites de lo puramente individual.

No nos equivoquemos, ETA no ha cambiado, contin?a siendo una organizaci?n criminal como ha quedado demostrado, una vez m?s, hace unos pocos d?as. Los terroristas no se arrepienten sino que se agarran a un clavo ardiendo para tomar aliento cuando las cosas les van mal. Saben de sobra que, con la actual Ley de Partidos y la doctrina del Tribunal Supremo al respecto, en las pr?ximas elecciones municipales no se podr?an presentar ni siquiera en los cuarenta y tantos municipios que gobiernan. Por eso el mundo abertxale env?a se?ales mientras las tensiones internas se multiplican: a los dirigentes de ETA les ha costado mucha bronca decidir el apoyo a la apertura de un nuevo proceso negociador. Y, por otra parte, Rodr?guez Zapatero necesita un golpe de efecto, un milagro, urgentemente, de aqu? a dos o tres meses, y ?ste no puede venir m?s que de una presunta desaparici?n de ETA. He aqu? la apuesta, la disyuntiva de unos y otros: una banda de asesinos dispuestos a hacer el papel de dem?cratas estadistas responsables y con visi?n de futuro, y un presidente del gobierno m?s que quemado, fundido, que necesita agarrarse a una falacia antes que ser escupido de la pol?tica nacional al basurero de la historia.


Publicado por torresgalera @ 2:24  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 20 de diciembre de 2010

El caso del profesor de instituto que ha sido denunciado en La L?nea de la Concepci?n (C?diz) por la familia de un alumno por hablar del jam?n en clase, es un testimonio clar?simo de la deriva absurda y desquiciante en la que est? sumida nuestra sociedad. ?Y qu? o qui?n es el responsable de tan desafortunada situaci?n? Mucho me temo que la responsabilidad no compete s?lo a una persona, ni siquiera a un grupo pol?tico o ideol?gico, sino que ?en general? es la consecuencia de un mal concebido esp?ritu de tolerancia.

As? es. Una acomplejada conciencia intelectual europea ?quiz?s impulsada por la obscena superioridad econ?mica que exhibe Occidente frente a sus antiguas colonias africanas, asi?ticas y americanas? ha favorecido el autodesarme moral. Por esta raz?n los integristas y fan?ticos religiosos musulmanes han podido instalarse entre nosotros con toda naturalidad, toda vez que se nacionalizan en pa?ses europeos y norteamericanos, usan los servicios sociales, se escolarizan y se integran en el mercado laboral. No obstante, nuestra incapacidad para comprender este fundamentalismo religioso nos ha llevado a cometer errores garrafales en el mundo musulm?n y eso ha dado alas al fanatismo. Esta es la raz?n por la que el frente de batalla de los integristas no est? en Estados Unidos sino en Europa. Los aproximadamente 15 millones de musulmanes europeos est?n creando muchos m?s problemas que los cinco millones que viven en Norteam?rica.

Mientras tanto, desde Indonesia hasta Pakist?n, pasando por Irak, la Franja de Gaza, Egipto, Sud?n o Nigeria, los cristianos est?n siendo asaltados, intimidados, asesinados por militantes isl?micos. En ninguno de esos pa?ses atacan los cristianos a los musulmanes. En Occidente no ha habido ataques terroristas contra musulmanes, ni se asesina a musulmanes por el mero hecho de serlo. No existe un solo grupo que promueva ese tipo de cosas. Desde luego los medios de comunicaci?n occidentales no hablan de estas cosas. Es m?s, en las raras ocasiones en que la prensa occidental aborda la emigraci?n de cristianos siempre se culpa al Estado jud?o, como demostr? recientemente una red de noticias norteamericana.

Resulta inquietante ver c?mo la Iglesia cat?lica calla, suponemos que lo hace porque teme que las denuncias no hagan sino acrecentar la persecuci?n. No hace mucho, en un s?nodo sobre Oriente Medio, las principales autoridades cat?licas de la regi?n criticaron a Israel y hablaron sobre lo bien que son tratados los cristianos en los pa?ses de mayor?a musulmana. All? se dijo que Irak es un pa?s donde no hay problemas en las relaciones entre musulmanes y cristianos (10.000 cristianos han sido asesinados en Irak a manos de diferentes facciones musulmanas, otros 600.000 ya han abandonado el pa?s y los 400.000 restantes viven aterrorizados ante un futuro incierto).

La gran paradoja que vive nuestra sociedad es que mientras en nombre de la libertad, el progreso y la democracia se alienta el anticlericalismo ?un sentimiento muy antiguo basado en la repulsa a los cl?rigos por los abusos de muchos de ellos o por sus contradicciones con sus propias pr?dicas?, por la puerta de atr?s de nuestro solar patrio se nos est? colando la zarpa de la intransigencia y el fanatismo. Es decir, aquello de lo que los anticlericales se vanaglorian defender ?a costa de destruir las se?as de identidad de nuestro acervo europeo hist?rico y cultural? como son los conceptos de laicismo, multiculturalidad o alianza de civilizaciones, a la postre lo que est?n favoreciendo es que se teja la soga con la que seremos ejecutados.

No olvidemos que en nombre de la libertad, la igualdad y la fraternidad, desde los d?as de la Revoluci?n Francesa hasta hoy se han cometido aut?nticos genocidios. Asimismo, durante los dos siglos transcurridos han sido muchos los que han utilizado el poder para intentar privar a la Iglesia de cualquier influencia o presencia p?blica, pretextando que la religi?n es una creencia particular cuya exposici?n fuera de la intimidad debe ser proscrita.

Por eso est?n ocurriendo las cosas que ocurren: que el laicismo rampante se abre paso inexorablemente a trav?s de una sociedad cada vez m?s descre?da y enferma; que a la Iglesia cat?lica se la acosa incesantemente y con ella todos los valores cristianos; que un mal entendido concepto de tolerancia est? permitiendo que el integrismo musulm?n se instale y eche ra?ces en nuestro pa?s y en el resto del continente europeo; y que una perversa conciencia relativista, tanto en los poderes p?blicos como en la sociedad, est? favoreciendo la erosi?n de las se?as de identidad de la civilizaci?n europea (greco-latina y cristiana). Ya s?lo queda que el juez admita a tr?mite la denuncia presentada contra este profesor de La L?nea (explicaba las diversas caracter?sticas clim?ticas por existen en Espa?a: el fr?o invernal en los pueblos serranos como Tr?velez favorece la curaci?n de los jamones). De ser as?, el final est? m?s cerca de lo que imaginamos.


Publicado por torresgalera @ 18:07  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 07 de diciembre de 2010

Control a?reo

Vivimos en un puro desprop?sito. La contradicci?n y el anacoluto impregnan todo el discurso pol?tico de nuestros gobernantes, sin olvidar el sofisma como cimiento esencial de toda la arquitectura ideol?gica de esta seudoizquierda instalada en el poder. Ahora resulta que a la actuaci?n del Ejecutivo espa?ol en la crisis de los controladores a?reos se la califica de ?ejemplar firmeza? frente a esa banda de chantajistas y extorsionadores. Menudo descaro y desverg?enza. Lo han conseguido, y se han salido con la suya. El ministro Jos? Blanco se ha cubierto de gloria con esta p?rrica victoria; ni un s?trapa persa de aquellos que gobernaban en tiempos de Dar?o el Grande se hubiera atrevido a tanto con un cuerpo de funcionarios estatales tan especializado y estrat?gico. El ministro iletrado primero ha demonizado a los controladores mediante una h?bil y exhaustiva campa?a de propaganda medi?tica: para ello no ha dudado en utilizar cuantas mentiras y medias verdades han estado a su alcance. En segundo lugar, Blanco se ha servido de todos los recursos del Estado para doblegar y humillar a un colectivo de dos mil cuatrocientos trabajadores mediante decretos leyes y otras medidas coercitivas. Y, por ?ltimo, cuando el ministro de la cosa ?a trav?s de su amanuense presidente de AENA? consigue acorralar a los controladores y que ?stos caigan en la trampa que les han tendido, abandonando sus puestos de trabajo, el Gobierno se hace solidario en este conflicto laboral y no duda en utilizar, de forma efectista y demag?gica, toda la artiller?a pesada a su alcance para sentar sus reales y tratar de demostrar ante la opini?n p?blica, nacional y for?nea, que ?quien echa un pulso al Estado lo pierde? (P?rez Rubalcaba dixit).

Yo me pregunto: ?Qu? hubiera ocurrido si esta manera de gestionar el mencionado conflicto laboral lo hubiera hecho el Partido Popular? Sinceramente creo que el esc?ndalo que le hubiera montado la izquierda en general, y el PSOE en particular, habr?a sido may?sculo. Pero ya se sabe, cuando es la izquierda la que utiliza la fuerza o bien apoya actos de fuerza y sublevaci?n (v?ase la huelga salvaje del Metro de Madrid del pasado verano, alentada por los sindicatos de conductores), lo que hace es defender el orden legal y democr?tico. En cambio, cuando es la derecha la que recurre a medidas coercitivas, aunque ?stas se ajusten a Derecho, entonces es el autoritarismo y el fascismo lo que sale a pasear. Pues ?ya est? bien! de demagogia y de falacias. Al fin y al cabo se trata de un conflicto laboral. Se supone que un gobierno socialista (Obrero Espa?ol) deber?a tener una especial sensibilidad para solucionar cualquier posible desavenencia de esta ?ndole. Si no es as?, una de dos, o los controladores son unos facinerosos redomados, cosa poco veros?mil de creer puesto que durante los seis a?os anteriores de administraci?n socialista no hubo la menor incidencia, o bien el Gobierno ha favorecido la escalada del conflicto para distraer la atenci?n de la opini?n p?blica de otros asuntos m?s graves y enjundiosos y, de paso, tratar el Gobierno de recuperar alg?n ?pice de respeto y credibilidad.

En cualquier caso, este conflicto no est? ni mucho menos solucionado. La militarizaci?n del control a?reo no es m?s que la escapada hacia adelante del Ejecutivo. Antes o despu?s deber?n sentarse a negociar con los controladores unas condiciones de trabajo satisfactorias para ambas partes; con expedientados y sancionados (si existen responsabilidades penales o administrativas que se asuman sus consecuencias) es m?s dif?cil entenderse, m?xime cuando la direcci?n de AENA y Fomento han sido inflexibles y taimados desde el primer momento. Todav?a tendremos ocasi?n de comprobar lo que da de s? este contencioso y si termina o no volvi?ndose contra el propio Gobierno de Rodr?guez Zapatero.

Eso de que los controladores son malos mal?simos y la Administraci?n buena buen?sima no se lo cree nadie. Es tan descarada la insidia que ofende el simple hecho de difundirla. Lo cual no quiere decir que no entendamos el monumental cabreo de miles de pasajeros que se han sentido agraviados y perjudicados sus derechos como usuarios del transporte a?reo. Este es el segundo ?round? que gana el inescrutable Pepi?o Blanco con la ayuda del inefable mu?idor Alfredo P?rez Rubalcaba. En cambio, no estoy tan seguro de que la imagen de Espa?a haya salido tan bien parada como pretende Rodr?guez Zapatero y sus dos fieles escuderos. El tiempo nos dir? la ?ltima palabra.


Publicado por torresgalera @ 13:26  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar