S?bado, 21 de mayo de 2011

Puerta del Sol (Madrid)Resulta parad?jico que el llamado ?Movimiento 15-M? −indignaci?n social frente al deterioro de nuestro modelo pol?tico, econ?mico y social− haya surgido, de manera espont?nea, justo siete d?as antes de celebrarse unas elecciones municipales y auton?micas. Elecciones que desde hace meses auspician, por boca de los analistas demosc?picos, un fuerte descalabro a cuenta de las candidaturas socialistas. Tras r?os de tinta vertidos para analizar este fen?meno de rebeld?a social, quiero esbozar unas l?neas para se?alar una perspectiva que me inquieta.

Parece lo m?s natural que si un gran sector de la ciudadan?a (en especial la m?s joven) est? profundamente decepcionado e indignado por c?mo nuestros representantes pol?ticos est?n gestionando la crisis econ?mica, el grueso de las protestas y reproches tuvieran como destinatarios a los responsables de arbitrar pol?ticas de empleo y bienestar social. En definitiva, que los pagadores del cabreo popular fueran los partidos gobernantes. Para eso nos hemos dado los espa?oles un sistema democr?tico, el ?nico que permite a los ciudadanos −a trav?s de las urnas− respaldar propuestas pol?ticas, censurar gobiernos y favorecer nuevas mayor?as.

?Resulta l?gico, pues, que esta marea de ?indignaos? descalifiquen por igual a todos los partidos pol?ticos? ?Tiene la misma responsabilidad el que gobierna que el que est? en la oposici?n? Yo creo rotundamente que no. ?Qu? hubiera ocurrido si los tres a?os largos que llevamos padeciendo de crisis econ?mica hubiera sido gestionada tan torpemente por un gobierno de derechas? Sin lugar a dudas el vocer?o descalificador se hubiera dirigido exclusivamente a las siglas conservadoras. Pero como hay mala conciencia y la pobreza intelectual y moral de gran parte de la ?progres?a? espa?ola es clamorosa, el recurso f?cil que se les ha ocurrido a los promotores de la llamada ?Democracia real? es descalificar a todos los partidos por igual, a los medios de comunicaci?n y al liberalismo econ?mico. Eso s?, los ?indignaos? no se consideran a s? mismos ?antisistema?, sino portaestandartes de la quintaesencia de los valores m?s puros de la democracia: como prueba de ello han puesto en marcha su modelo asent?ndolo sobre un sistema asambleario. ???Aut?ntico!!!

Ahora resulta que el movimiento de los ?indignaos?, mediante un pedestre proceso deliberativo, ha llegado a la conclusi?n de que hay que reformar la Ley Electoral, la Ley de Partidos, el sistema financiero, la divisi?n de poderes, la Constituci?n? y un sinf?n de reformas que impulsen y renueven nuestra democracia. Para este viaje no necesitamos alforjas. M?s les hubiera valido a estos j?venes asamblearios haber repasado las hemerotecas, puesto que todos estos cambios llevan siendo reclamados por muchos desde hace a?os. Yo mismo, en este blog de ?gora Digital, vengo reivindicando muchas de estas demandas desde hace casi seis a?os. Es verdad que otras muchas reivindicaciones y propuestas no hay por d?nde cogerlas. La heterogeneidad del personal concentrado en la Puerta del Sol propicia extrav?os dogm?ticos y delirios ideol?gicos. ??

Puerta del SolEn cualquier caso, estoy convencido de que aqu? hay gato encerrado. Cuando los espa?oles, j?venes incluidos, han disentido visceralmente de algunas pol?ticas conservadoras, no han dudado en echarse a la calle y expresar sus protestas de un modo expeditivo, directo y rotundo; tampoco han dudado en acaparar la atenci?n de los medios de comunicaci?n sin ambages. En definitiva, han puesto la diana en el coraz?n mismo del causante del agravio. ?Por qu? no han hecho ahora lo propio? En la situaci?n presente, con cinco millones de desempleados, p?rdida significativa del poder adquisitivo de gran parte de las familias, despilfarro en las administraciones p?blicas, merma de las prestaciones sociales como consecuencia de la ca?da de los ingresos en las arcas p?blicas, deterioro preocupante del sistema productivo, oneroso d?ficit p?blico, sistema crediticio muy restringido, etc., nadie se?ala con el dedo a los culpables. Alguien tendr?, m?s tarde o m?s temprano, que responder por qu? el cabreo de los ?indignaos? se diluye en el sistema y no busca responsables con nombres y apellidos.

Es indudable que esta ?Rep?blica de los indignaos? −que se ha establecido desde el d?a 15 de Mayo en la Puerta del Sol madrile?a, as? como en algunas otras ciudades espa?olas− es m?s un s?ntoma que una enfermedad. Es un sarpullido en nuestro cuerpo social, una reacci?n a nuestra incapacidad para autogenerar pautas de convivencia y eliminar ego?smo, rencores y desconfianzas. Desde luego los partidos de izquierdas, en un alarde de cinismo, han intentado rentabilizar la protesta callejera. Saben que, al menos en el corto plazo, son los que m?s tienen que perder. Los comicios de ma?ana domingo despejar?n algunas inc?gnitas. Los ?indignaos? afirman que persistir?n en sus empe?os el tiempo que haga falta, hasta la victoria final. Ya veremos, dijo un ciego, en qu? queda esto. Hasta las elecciones generales faltan nueve meses.


Publicado por torresgalera @ 13:11  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios