Jueves, 04 de agosto de 2011

Muchos lo esper?bamos y no nos han defraudado. La izquierda socialista ha vuelto por sus fueros. Lo mismo que el escorpi?n aguijonea y mata a la rana que lo salva de perecer ahogado porque no sabe hacer otra cosa, ocurre con esta izquierda cainita que se enfrenta a una derrota electoral de proporciones devastadoras. En el PSOE la consigna es morir matando, sin contemplaciones y cueste lo que cueste. En ning?n momento les ha dado por pensar que ellos, los dirigentes socialistas, nacionales y regionales, son los principales responsables (aunque no los ?nicos) del estado lamentable y de postraci?n en que se encuentra la sociedad espa?ola. De aqu? al pr?ximo 20-N nos espera una larga y s?rdida batalla electoral, donde el candidato Alfredo P?rez Rubalcaba y sus huestes esgrimir?n los argumentos m?s miserables e insidiosos y las armas dial?cticas m?s p?rfidas de cuantas podamos imaginar.

Es sorprendente ?si es que a estas alturas todav?a puede sorprendernos algo− que el partido socialista haya adoptado, como punto de partida, el papel de oposici?n en este inicio de precampa?a electoral. Quiero decir con esto, que como si se tratara de una v?ctima agraviada, la disposici?n an?mica y ret?rica del candidato P?rez Rubalcaba no es la de rendir cuentas ante el electorado por la gesti?n realizada por el PSOE durante esta ?ltima legislatura en que ha estado gobernando bajo la direcci?n de Jos? Luis Rodr?guez Zapatero, sino la de erigirse en portavoz de una fuerza pol?tica que se ha visto hostigada y denigrada sin piedad por la derecha reaccionaria. Nada m?s y nada menos.

Ya se sabe, la izquierda en general y el PSOE enparticular son unos verdaderos artistas en el arte de la propaganda. Lo han sido hist?ricamente. Verdaderos expertos en hacer de la necesidad virtud. Nuestra Historia del siglo XX est? plagada de ejemplos reveladores, aunque ninguno tan clamoroso como la sublevaci?n revolucionaria de octubre de 1934. Sin embargo, se las han apa?ado para que prevalezca la versi?n del golpismo recalcitrante de Sanjurjo y los militares facciosos que protagonizaron el alzamiento de julio del 36. Mientras, ellos a lo suyo, de vacaciones o conspirando. Alg?n d?a se sabr? la verdad (o parte de ella) de lo que en verdad fue el 11-M; o la concomitancia de intereses entre el socialismo institucional y el nacionalismo radical vasco y catal?n.

Para terminar, una pregunta: ?Por qu? no apoy? el PSOE la daci?n de la vivienda en pago del cr?dito hipotecario insolvente? Llama la atenci?n que mientras que los socialistas dieron la espalda, en el Congreso de los Diputados, a la iniciativa parlamentaria de CiU para modificar la legislaci?n en materia de embargo de vivienda por impago de cr?ditos hipotecarios, tanto el candidato Rubalcaba como otros portavoces socialistas apoyen decididamente el movimiento de los indignados del 15-M, indignados que han hecho de la daci?n en pago una de sus reivindicaciones prioritarias. A lo mejor es que el movimiento de los indignados ?muchas voces coinciden en que se trata de un experimento pol?tico ideado en el laboratorio Rubalcaba− ?ladra? lo que quiere mientras se le d? de comer; entre tanto, se le mantiene vivo para espolearlo cuando sea necesario y como se crea conveniente contra el enemigo a batir.

Mientras, nos quedan por delante cuatro meses de par?lisis nacional. Nuestra debilidad como naci?n es evidente. Los problemas econ?micos se nos agravan d?a a d?a sin que nadie lo remedie. La progres?a institucional que nos gobierna est? a otra cosa: a salvar sus muebles y asegurarse el futuro a costa del presupuesto nacional. Adem?s, tienen que resolver todav?a c?mo y qui?nes se van a hacer cargo del PSOE en los pr?ximos meses e, incluso, a?os. Ah? es nada. Como se puede uno imaginar, estamos en las condiciones ideales para morir de optimismo y de confianza en el porvenir.

Habr? que estar atentos a la visita a Madrid del Papa Benedicto XVI a mediados de agosto con motivo de la ?Jornada Mundial de la Juventud?. Ser? un buen test.


Publicado por torresgalera @ 20:43  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios