S?bado, 16 de agosto de 2014

"Nazareno"¿Qué significa esta letra? Es la letra “N” del alfabeto árabe. En las puertas de las casas de los cristianos de Mosul (Iraq), las milicias yihadistas han escrito esta “N” que quiere decir: aquí vive un “nazareno”, o lo que es lo mismo, aquí vive un cristiano.

No hay más que estar atentos a las noticias que los medios de comunicación nos transmiten cada día desde hace ya muchos meses, para comprender los innumerables sufrimientos que están padeciendo millares de personas, de familias enteras, que son obligadas a dejar sus casas sin poder llevarse nada con ellos, y todo por el único hecho de ser seguidores del “Nazareno”, es decir, por tener fe en Cristo Jesús, y amar y defender su Nombre.

Sobrecoge el fanatismo y la virulencia con la que la yihad islámica ataca, arrasa y asesina a sus semejantes; no solamente a cristianos, sino también a musulmanes seguidores de otras tendencias del Islam. Sin embargo, en Occidente, y de forma especial en Europa, no parece que se conmuevan las estructuras sociales por esta violencia atroz y exterminadora. Más bien parece que lo que más preocupa es que el fundamentalismo crezca y se haga fuerte y, por ende, pueda representar una amenaza a los que estamos tan ricamente aquí, en nuestras casas, en nuestra querida y nunca bien ponderada sociedad del bienestar.

Resulta paradójico que los telediarios y noticiarios de todo tipo destaquen cada día los horres que causa el ejército israelí en Gaza, pero se dé un tratamiento rutinario a la terrible estrategia expansionista que el yihadismo está llevando a cabo en Irak y Siria. ¿Cuándo terminaremos de aceptar que el pueblo palestino es la primera víctima del fanatismo islámico? No olvidemos que Israel es el único bastión que tiene Occidente en aquel descontrolado escenario devorado por el fundamentalismo.

Mientras tanto, los “nazarenos” sirios e iraquíes —como lo fueron en otro tiempo los cristianos del Líbano— son acosados y perseguidos de manera implacable. Así me lo contaron personas de un grupo de cristianos caldeos huídos que conocí en Lourdes el mes pasado. Las atrocidades que los asesinos yihadistas comenten contra los cristianos me conmovieron profundamente. Yo, a cambio, les ofrecí mi oración. Por fortuna, son muchos los cristianos en el mundo que rezan a diario por nuestros hermanos de Oriente Próximo. Estos “nazarenos” están dando el mayor testimonio que se puede dar de su fe en Cristo: ofrecen, literalmente, su vida. Por eso ruego a la Santísima Providencia que, al menos, estos “nazarenos” sientan el poder de la Oración de toda la Iglesia para sostenerles en estos momentos de dificultad y persecución.

Los encomendamos al cuidado de nuestra Madre, Auxilio de los Cristianos, la Reina de los Mártires, la Reina de los que Confiesan su Fe, la Reina de la Paz para que detenga tanto odio, guerra y violencia en cualquier parte del mundo.

Los encomendamos al cuidado de nuestra Madre, Auxilio de los Cristianos, la Reina de los Mártires, la Reina de los que Confiesan su Fe, la Reina de la Paz para que detenga tanto odio, guerra y violencia en cualquier parte del mundo.


Publicado por torresgalera @ 15:40  | Cosas que importan
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios